jueves, 26 de noviembre de 2015

Un bálsamo de agua fría




Difícil papeleta la que tenía hoy el Madrid en Leópolis, y no precisamente por el rival que tenía en frente; las miradas estaban puestas en los de Benítez tras el fracaso del pasado sábado, cuya misión principal era no mostrar signos de flaqueza y apagar las brasas que aún ardían después del ya denominado 'clasicazo'.

Los blancos empezaron enchufados, con una ocasión de Cristiano en el minuto 2'. La cosa pintaba bien y es que, esta vez sí, el Real Madrid recuperaba su personalidad con el balón. El centro del campo volvía a tener cohesión, orden, a existir, en definitiva, tras su desaparición en el Santiago Bernabeu, con Modric como estandarte, y unos muy notables Kovacic y Casemiro, garantías de peso en este Madrid. A esto ayudó el Shaktar, con una tímida presión que apenas incomodaba a los centrocampistas merengues, cuya seguridad aumentaba con el apoyo de los de arriba bajando a recibir para oxigenar el juego.

Las ocasiones se sucedieron y, como era de esperar tarde o temprano, llegó el gol de los de Chamartín.Minuto 18: una buena combinación entre Isco y Modric que acabaría en un pase a Bale y, este, asistiendo a Cristiano,que no perdona. El luso remataba de cabeza a placer y metía el balón entre los tres palos: 0-1,se abría la veda.

Durante el resto de la primera parte solo hubo un equipo en el terreno de juego, y es que el equipo ucraniano apenas incordiaba tímidamente la meta de Kiko Casilla, el cual tenía otro examen hoy al recuperar la titularidad.

Minuto 45. Descanso. El Madrid había dominado, pero necesitaba cerrar el partido, y esa debió ser la consigna del vestuario blanco, cuyos jugadores salieron energizantes tras la pausa. El segundo gol no se hizo mucho de rogar. En el 49' llega el tanto de Luka Modric tras una muy buena jugada de Cristiano Ronaldo. El 3 veces Balón de Oro estuvo muy activo durante todo el partido, aunque ciertamente errático, lo que no impidió que también estuviese generoso, concediendo dos asistencias a sus compañeros. La segunda no llegaría mucho más tarde, concretamente en el 52' que culminó con un auténtico golazo de Carvajal digno de ver:




El Madrid seguía dominando y la fiesta del gol continuó con otro tanto de CR7 en el 69' tras un carrerón espectacular de Bale por la banda que recordó al de la final de Copa frente al Barcelona.

Pero, tras el 4-0, el Madrid se diluyó como el ColaCao: centro del campo mostrando signos de clara debilidad, rifando balones;zaga pasiva,transmitiendo inseguridad. Los fantasmas del Bernabeu empezaban a aparecer sobre el Lviv Arena. El Shaktar llegó una hora tarde al partido,pero le sirvió para que el Madrid acabase pidiendo el final. Un penalti ingenuo de Casemiro,que hasta entonces había sido un muro, destapó la caja de Pandora. Alex Teixeira(el mejor de los ucranianos durante el partido) transformó la pena máxima desde los 11 metros. Lo que parecía un error menor pronto se convirtió en ansiedad tras los goles de Dentinho y de nuevo Teixeira,que dejaban al Madrid 3-4 en el 88', ante la pasividad de los jugadores blancos. El exceso de relajación le pasó factura a un notable Madrid hasta el momento.

Otra nota negativa fue la lesión de Varane, que se retiró en la 1ª parte debido a un pinchazo en los isquios. El central galo aún está pendiente de exploración.

El Madrid sigue sembrando dudas. Muestra una muy buena cara, pero una muy mala cruz. Aún no se ha olvidado la actuación liguera, y el madridismo está inseguro. Hoy el equipo tenía una oportunidad para enfriar el ambiente, y no ha cumplido las expectativas. El partido contra el Shaktar ha sido como un chupito de absenta: al principio te gusta, pero luego te quema la garganta.
El lobo blanco se lame las heridas,pero aún sigue cojeando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario