jueves, 26 de noviembre de 2015

Un "nuevo" Planeta Azul (GJ3470b)



Astrónomos han detectado luz --en este caso azul-- dispersada por partículas pequeñas (llamada dispersión de Rayleigh), en la atmósfera de un exoplaneta en tránsito del tamaño de Neptuno, a 100 años luz.

Los tránsitos se producen cuando un exoplaneta pasa por delante de la estrella madre, reduciendo la cantidad de luz que recibimos de la estrella por una pequeña fracción.



Cuando la órbita de un exoplaneta está alineada justo para que se produzcan los tránsitos, los astrónomos pueden medir el tamaño del planeta en diferentes longitudes de onda para generar un espectro de la atmósfera. El espectro revela las sustancias presentes en la atmósfera del planeta, y de esa forma la composición.

Esta medición se realiza con más frecuencia utilizando luz infrarroja, en la que el planeta resulta más brillante y más fácil de observar. Durante los últimos años, los investigadores han sondeado las atmósferas de varios exoplanetas pequeños con telescopios en superficie y espaciales, y han encontrado que es difícil de determinar su composición utilizando este método. Esto se debe a que los planetas tienen nubes (que oscurecen la atmósfera) o porque las mediciones no eran suficientemente precisas.

Con cuatro veces el tamaño de la Tierra, GJ 3470b es un exoplaneta en tránsito más cerca en tamaño a nuestro propio planeta que a los Júpiter calientes (aproximadamente 10 veces el tamaño de la Tierra) que hasta ahora conforman la mayor parte de exoplanetas con atmósferas bien caracterizadas. Los astrónomos liderados por Diana Dragomir, de la Universidad de Chicago, siguieron un descubrimiento realizado por un grupo diferente, cuyos resultados sugerían la presencia de la dispersión de Rayleigh en la atmósfera de GJ 3470b.

Este equipo adquirió y combinó observaciones de tránsito de todos los observatorio incluidos en la red LCGOT (Las Cumbres Observatory Global Telescope Network) --Hawai, Texas, Chile, Australia y Sudáfrica-- para confirmar de manera concluyente la detección de la dispersión de Rayleigh en 3470b GJ.

El resultado, publicado en la revista Astrophysical Journal, es significativo por varias razones. GJ 3470b es el exoplaneta más pequeño en el que se ha producido una detección de dispersión de Rayleigh. Aunque se cree que este planeta está lleno de nubes y brumas, esta medición revela a los astrónomos que tiene una espesa atmósfera rica en hidrógeno por debajo de una capa de neblina que dispersa luz azul.

De hecho, el cielo es azul en 3470b GJ. Por otra parte, el planeta orbita una pequeña enana roja, por lo que bloquea gran cantidad de luz durante todo el tránsito, por lo que es más fácil detectar el planeta y caracterizarlo. Por último, esta medida es la primera detección clara de una característica espectroscópica en la atmósfera de un exoplaneta obtenido únicamente con telescopios pequeños.

Dragomir dice que "esta detección nos acerca a la comprensión de una clase de exoplanetas cada vez más pequeños a través de la utilización de un nuevo enfoque que nos permite sondear las atmósferas incluso si hay nubes".

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS)

No hay comentarios:

Publicar un comentario